Método Montessori, llévalo a su cuarto

En redes sociales a veces usamos palabras o nombres de métodos sin pararnos a pensar y analizar con calma qué suponen en la educación de nuestros pequeños. Como no queríamos hacer otro post más sobre el método Montessori, sino una guía te ayude y oriente para ver sus beneficios, nos pusimos en contacto con Iani.

Ella está tras la cuenta @ianierko, es maestra y tiene un profundo conocimiento de la metodología Montessori y todo lo que puede implicar en nuestras vidas. Siéntate con calma y un té calentito, por qué no nos vamos a quedar en la superficie.

Aquí tienes todo lo que necesitas para conocer mejor esta filosofía, sus beneficios y cómo puedes ponerlo en marcha en el cuarto de tu peque. ¿Empezamos?

1. Además de tu faceta en Instagram, donde compartes un montón de contenido de valor, eres profesora y experta en Montessori. Qué deberíamos de forma general conocer sobre esta metodología.  

Para empezar tenemos que tener claro que el método de María Montessori, es un método educativo alternativo basado en las teorías del desarrollo del niño. Según ella, los niños tienen una mente absorbente, absorben como esponjas toda la información que requieren y que necesitan para su actuación en la vida diaria. Por lo tanto, la Dra. Montessori afirma que el niño aprende a hablar, escribir, leer y contar de la misma manera que lo hace el gatear, caminar, correr, etc. es decir, de forma espontánea.

Como padres, nos encantaría que nuestros hijos fueran personas felices, seguras de sí mismas y capaces de hacer todo aquello que se propongan. Para eso, solo tenemos que educar para la vida y confiar en las potencialidades innatas del niño. Desde que descubrí el método educativo Montessori, le doy muchísima importancia a mostrar la realidad a los niños con experiencias reales.

De este modo hacemos partícipe a los niños en las tareas cotidianas junto con el resto de la familia. Ellos son capaces de hacer lo mismo que nosotros, solo tenemos que confiar. Ver cómo disfrutan y aprenden ayudando, es una sensación inexplicable, y ellos van desarrollando capacidades y habilidades que les va a servir para el resto de sus vidas. El niño manipula y vive.

 


2. En este método la habitación y el entorno son importantes, qué cambios podemos hacer en su habitación para sentar las bases.

Sin duda, el hogar es el reflejo de nuestra manera de criar y de ser, es muy importante crear un hogar que acompañe su desarrollo, que el niño viva en un ambiente preparado, que fomente su autonomía, seguridad y confianza. Uno, que posibilite al niño alcanzar lo que necesita por sus propios medios.

¿Cómo debe ser la habitación de descanso?

La habitación será un espacio neutro, ordenado y acogedor en el que poder jugar y descansar. Tendremos en cuenta lo siguiente:

  • Ambiente neutro, despejado de adornos innecesarios.
  • Cama baja, que permita al niño subir cuando tenga sueño y bajar cuando se despierte, favoreciendo así el desarrollo de su independencia.
  • Lugar de guardado para juguetes, al alcance del niño. (Estantería baja, cestas, cajas…)
  • Armario accesible a su altura que le permitirán colgar y guardar la ropa. Limitamos la elección de la ropa a la temperatura y época del año que corresponda, favoreciendo la libre elección. Nosotros tenemos 3-4 conjuntos colgados en el perchero a su alcancé y le damos a elegir. El resto de ropa la guardamos en la cajonera que también está a su altura.

3. Existen algunos rincones o piezas imprescindibles. 

Como ya hemos dicho, el niño, requiere un ambiente libre de obstáculos que favorezcan la conquista de la autonomía. Para ello además del área de descanso o habitación, habilitaremos diferentes espacios y rincones de la casa. Yo, os recomiendo los siguientes cambios:

1- El HALL: Es una zona de paso para recibir o preparar al niño para salir. Debe ser un lugar que le permita la autonomía de abrigarse o colgar su abrigo, ponerse o quitarse los zapatos y los accesorios que acostumbre a llevar, mochila, gorro, bufanda etc. Para ello podemos colocar:

  • Un perchero o gancho a su altura para que, al llegar de la calle, pueda colgar la chaqueta, gorro, mochila, etc.
  • Un espacio para dejar los zapatos al llegar de la calle.
  • Una silla o banco donde pueda sentarse para quitarse o ponerse los zapatos.
  • Un espejo a la altura del niño, que le permitirá comprobar su imagen antes de salir.

Recibidor de Ianierko

2-El área de movimiento y juego libre: Cuando el espacio disponible en el área de descanso no es suficiente para tener una zona de movimiento, esta zona generalmente puede habilitarse en la sala.

  • En esta área colocaremos una alfombra con espacio libre para jugar en el suelo.
  • Un espejo (irrompible, con bordes redondeados y barra) que, ayudará a reconocer su propio cuerpo, a ver sus propios movimientos y acciones e ir desarrollando su esquema corporal.
  • Una mesa a su altura con un par de sillas, para poder hacer manualidades, dibujar, comer etc.
  • Y finalmente una estantería para colocar los materiales.
Rincón de juegos en casa de Ianierko

¿Cómo organizamos la estantería?

✔ Ofrecemos variedad de materiales, sensoriales, imaginativos, que trabajen la motricidad fina, etc.

✔ Un máximo de 15 materiales, que vamos reemplazando según su ritmo y necesidad.

✔ Los materiales los agrupamos en cestas hechas con materiales naturales.

✔ Intentamos tener un pequeño espacio entre material y material, para tenerlo más organizado.

IMPORTANTE:
➡️*ORDEN: Guardar los objetos siempre en el mismo lugar. Saber dónde encontrar las cosas y dónde devolverlas da seguridad al niño sobre relaciones espaciales, orientación y autonomía, es decir, ordenan el mundo que les rodea.

3. El rincón de lectura

Un espacio tranquilo de la casa, dónde el niño pueda sentarse a leer y manipular los libros. 

Nosotros hemos habilitado un rincón de lectura en su habitación, ya que, nuestra rutina de noche termina leyendo en la colchoneta con una luz tenue antes de irnos a dormir.

¿Cómo organizamos este rincón?

✔ Los libros siempre están a su alcance en una pequeña biblioteca.

✔ Colocamos la tapa de los libros de frente, para captar la atención del niño.

✔ Renovamos los libros dependiendo su interés en cada momento, así mantenemos su motivación.

✔ Colocamos una sillita o en nuestro caso una colchonetita en el suelo, para que tenga su lugar para leer. 

4- La torre de aprendizaje

Utilizamos mucho la torre de aprendizaje evolutiva, tanto en el baño como en la cocina. 

La torre de aprendizaje, para experimentar en la cocina

Él, sin ayuda, se sube a la torre y se baja cuando quiere. La torre es ligera, pero firme y se mueve fácilmente, de modo que, lo colocamos en el baño, para ir creando hábitos y rutinas, como, lavado de manos, dientes, cara etc. 

Cuando el niño quiere participar en la cocina, la colocamos a la altura de la encimera, y nos ayuda con la comida, limpia la fruta y verdura o simplemente se entretiene observando como cocinamos.


4. Además, de la autonomía que otras ventajas tienen el método Montessori para nuestros pequeños. 

Detalles en casa de Ianierko, entre todo nuestras cangrejeras

El método Montessori, además de ayudar en la autonomía e independencia de los más pequeños, estimula las capacidades individuales de cada niño. Ya que, cada uno tiene su propio estilo de aprendizaje, no todos aprenden de la misma manera ni tienen los mismos intereses y capacidades.

Por lo que, este método les da la libertad para que aprendan siguiendo su propio ritmo. Por otro lado, facilita el aprendizaje activo,  siendo los niños protagonistas de su aprendizaje. Por último, como dijo María Montessori: «la primera tarea de la educación es agitar la vida, pero dejándola libre para que se desarrolle» cabe destacar que, su filosofía educativa propone crear un entorno rico de estímulos y dar libertad a los niños, de manera que los niños que aprenden con este método desarrollan más su imaginación y creatividad.


5. Para todas las mamás y papás que nos están leyendo, dinos tres recomendaciones que podemos poner en práctica hacer actividades con nuestros peques.  

¿Cómo empezamos a aplicar Montessori en casa? 

Muy fácil, siguiendo estos pasos:

1- Deja que el niño elija lo que quiere hacer, confía en él, permite al niño ser.

2- Observa al niño y no le interrumpas en el juego. Ayúdale solo si realmente lo necesita.

3- Prepara cada rincón de la casa para que pueda ser autónomo y anima al pequeño a participar en las tareas del hogar.

Resumiendo, permitir a los niños ser. Proporcionarles un ambiente preparado a su medida, actividades interesantes, ser su ejemplo, ponerles límites, pero también libertad y un trato cariñoso para que, aflore su verdadera naturaleza; buena, curiosa, inteligente, razonadora… 

Me gustaría concluir este post con una frase de María Montessori: «Para educar a un niño hay que conocerlo, para conocerlo hay que observarlo y para observarlo hay que darle libertad»

Si queréis seguir aprendiendo con ella y disfrutando de su sensibilidad, podéis seguirla de cerca en su cuenta de @ianierko, muchas gracias por aportar tanto.

Deja un comentario